miércoles, 5 de diciembre de 2018

¡Dulce Navidad!


En estas fechas Caminos de Pasión se impregna de los aromas que desprenden los dulces tradicionales que aún elaboran de forma artesanal las confiterías y pastelerías de nuestros pueblos. Un sabroso surtido de los tradicionales bizcochos, turrones, roscos, mazapanes y tartas caseras, propios de la Navidad, a los que se les suman recetas autóctonas como las yemas de Écija, las tortas de Carmona o el Turrolate de Priego de Córdoba o las tortas de polvorón de Utrera, entre otras. Como decimos, múltiples opciones pensadas para todos los paladares, ideales para endulzar tu visita y celebrar con los tuyos estos importantes días.

Así, en Alcalá la Real, lugares como la Panadería Dulcería J.R. ofrecen a diario roscos de vino, pestiños, huesos de santo y otros dulces… hechos con el máximo mimo. Igualmente, los profesionales pasteleros ofrecen en la Panadería La Purísima empanadillas de cabello de ángel y batata y tartas de excelente calidad.  Por supuesto, tampoco te deberías perder los increíbles dulces del convento de las dominicas que elaboran artesanalmente almendrados, batatines, trufas, cordiales, polvorones, roscos de vino o anís y el dulce más tradicional, el bolillo de almendra e higo. Ni las tortas de manteca y mantecados de San Antón, ideales para tomar con el licor de café (arresoli).

Por su parte, la Confitería David Salas elabora flores, roscos de vino, panetillos del cortijo y otras riquísimas recetas en Baena, donde también podemos disfrutar de estos sabores en la Confitería Serapio Salas y en la Pastelería Bello.

En Cabra tenemos infinitas opciones en la Pastelería Cubero, el Obrador José y Julia y la Pastelería La Tentación, donde podemos encontrar dulces egabrenses típicos de la Navidad que, en su mayoría, tienen sus orígenes en la cultura árabe y cuyo ingrediente principal es la manteca de cerdo. Algunos de los más conocidos son las tortillas de Pascua y los roscos.

Carmona, asimismo, cuenta también con una importante tradición pastelera, destacando su tradicional torta que se puede adquirir en establecimientos como Horno la Nonna, Confitería Nevada, Obrador Confitería Las Delicias o el Obrador de Nuestra Señora de Gracia. Además, cada 6 de diciembre el Convento de Santa Clara hace su exposición y venta de dulces en el claustro.
 
Si vas a Écija no te puedes perder las  Yemas El Ecijano, un producto elaborado artesanalmente a partir de yemas de huevo y azúcar, cuya receta original, secreta, ha sido mejorada a lo largo de los años. Del mismo modo, mención especial merecen los productos de San Martín de Porres, que ofrecen a los consumidores sabores y aromas originales. En Panadería la Conchi y Panadería Arnesto también se pueden degustar dulces y panes de primera calidad, destacando el auténtico mollete ecijano, así como las famosas tortas de manteca.

En Lucena son imprescindibles los turrones de Primitivo Picó, que desde 1943 sigue la tradición ancestral de los turroneros, sumando a los sabores de siempre un sinfín de recetas nuevas. Igualmente famoso es el roscón de reyes gigante que hace confitería El Dulcero  regalando uno de los momentos más esperados de estas fechas.¡Increíble!

Más de 50 años de experiencia profesional tienen en la Pastelería San Francisco de Osuna, donde encontrarás pestiños, buñuelos rellenos, tartas de hojaldre y bizcocho y turrones variados, entre otros. Aunque la pastelería más antigua de este municipio sevillano es la Confitería Santo Domingo, cuyos orígenes se remontan a 1750 y que realizan talleres donde enseñan la elaboración de las aldeanas, dulce típico ursaonés. 

En Productos Cáceres, con fórmulas propias que mejoran desde hace más de cincuenta años, en el Obrador Confitería Torres de Osuna, cuya especialidad es la tarta de queso y dulces típicos del municipio como el tronco de Navidad, el postre de gachas y los roscones de Reyes rellenos de nata, turrón, cabello de ángel, dulce de leche o crema pastelera, y en la Cafetería Pastelería Obrador El Arco la excelencia también está garantizada.


En Priego de Córdoba es fácil saborear riquísimos dulces en Hijas y Nietas de Paulina Martos, donde las nuevas creaciones también tienen cabida pero con el sabor de siempre, así como en la Confitería la Aguilareña y La Flor de Mayo. En todos ellos podrás encontrar el dulce por excelencia de este municipio: el turrolate.

En Puente Genil los dulces llevan el nombre de la Confitería y Pastelería Pili Nieto, fundada en 1969 y situada en el centro de la localidad cordobesa. Allí la boca se hace agua con las magdalenas, carne y crema de membrillo y los ochos, entre otras opciones como los pestiños.

Por último, si hay un municipio con una tradición repostera de renombre ése es Utrera.  Localizada en la plaza de la Constitución está la Pastelería Cordero que, con casi 100 años de tradición, es una de las referencias. Uno de los dulces estrella de la confitería son las lenguas de nata, que se conocen popularmente como ‘lenguas de cordero’, junto a otros como los brazos de gitanos, nata y crema lechera tostadas, mostachones, bizcotelas o roscos de piñones.

  Ligada a la historia más reciente del mostachón, el dulce utreraro por antonomasia, está la Pastelería Diego Vázquez. Además de su especialidad, een la confitería hay bizcotelas, bolos de aceite, dulcería tradicional de las monjas clarisas, palos y lenguas de nata, tartas de aceite, antiguas tortas de aceite o dulcería marroquí entre otros.

Especializados en pastelelería de nata está la Pastelería Reyes, con mostachones, roscos de piñones, bizcotelas, rayitos de nata, chocolate, caramelo y tocino de cielo, brazos de gitano o lenguas de nata. Sus sucesores regentan Sugarlandia, artesanos del azúcar y de la pastelería clásica. Sus especialidades son las palmeras de diferentes sabores, huesitos y los dulces artesanos como palos de nata, las lenguas, brazos de gitano y pasteles pequeños...

Si eres amante de la repostería conventual puedes optar por opciones tan suculentas como éstas que te contamos en una entrada anterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario