viernes, 30 de septiembre de 2016

El veranillo del membrillo


Seguro que en alguna ocasión por estas fechas han escuchado aquello de que estamos en el veranillo de San Miguel, o el veranillo del Membrillo. Pues bien, según la meteorología popular la expresión se debe a que a finales de septiembre, coincidiendo con la festividad de San Miguel -el día 29- se produce un aumento de las temperaturas durante unos días justo antes de entrar en el otoño.

Por supuesto, este fenómeno no se experimenta siempre y tampoco hay una base sólida que lo sostenga pero lo cierto es que esta época coincide con la recolección de muchas cosechas, entre ellas la del membrillo que durante este mes está terminando de dorarse. Según referencias históricas, el membrillo era un fruto que en la Grecia antigua estaba consagrado a Afrodita, la diosa del amor, y representaba la fecundidad. Hasta el punto de que se les ofrecía a los recién casados antes de la noche de boda.


Al margen de estos posibles atributos, lo cierto es que el membrillo forma parte indispensable de la gastronomía de países como España, Portugal o de la región italiana de Sicilia. En Caminos de Pasión, destaca Puente Genil como un importante centro de cultivo, producción y distribución internacional de este fruto seguido de Priego de Córdoba donde tradicionalmente se ha dado su cultivo. En octubre protagonizan eventos como la Cata del membrillo y la Fiesta del Membrillo Zagrilla, respectivamente.


Además de degustar su carne o la mermelada compota que se elabora con el fruto, cada vez son más las posibilidades culinarias que ofrece, pudiéndose consumir como postre en forma de riquísimos helados. O combinado con queso fresco, requesón, frutos secos o tostadas.


En Puente Genil, además, se pueden visitar las principales fábricas de este producto como son la de El Quijote La Góndola o San Lorenzo.

En las instalaciones de El Quijote, que inicia su trayectoria a mediados del siglo XIX en el año 1840, se puede ver el proceso de elaboración, así como las propiedades y cualidades de este manjar de gran tradición local y visitar su museo que cuenta con una colección de envases. Igualmente en La Góndola, que comienza su actividad en el año 1914, y San Lorenzo, en 1942, que cuenta con una importante trayectoria, también se pueden visitar las instalaciones y degustar productos, concertando la visita previamente. Por supuesto, en todas se puede adquirir el producto en sus múltiples variedades que incluyen sabores a distintas frutas. 

Hay que destacar que sea cual sea su preparación, no sólo es un alimento delicioso, sino también una fuente de salud, ya que resulta muy nutritivo, es rico en fibra, minerales y vitaminas, y contiene bajos niveles de azúcar e hidratos de carbono, por lo que su aporte calórico es bajo. Asimismo, contribuye a bajar la presión arterial y reduce el tránsito intestinal.


¡Sin duda, un excelente recuerdo dulce de nuestros Caminos de Pasión!



No hay comentarios:

Publicar un comentario