miércoles, 29 de junio de 2016

El verano a sorbos

Con la llegada de los día calurosos los municipios de Caminos de Pasión dejan atrás los contundentes guisos del invierno para dar paso a recetas más frescas y ligeras que tienen en su mayoría a las verduras como protagonistas y al aceite de oliva virgen extra como aliado imprescindible.

Así, en nuestros pueblos de la provincia de Córdoba -Baena, Cabra, Lucena, Puente Genil y Priego de Córdoba- el plato estrella es el salmorejo, seña de identidad de la gastronomía de la zona y presente estos meses en las cartas de todos los bares y restaurantes cordobeses. Esta deliciosa crema se elabora mediante un majado a base de tomates, miga de pan, ajo, vinagre, sal y aceite de oliva virgen extra.

También típico de estos meses son las recetas a baso de verduras, generalmente frías. Exquisitos y refrescantes aliños de todo tipo (tomates, pimientos, pepinos, patatas, zanahorias...), ensaladas, salpicón, etcétera... que resultan deliciosos gracias a la calidad de los productos del campo que regala nuestra ruta. En Alcalá la Real, por ejemplo, es muy típica la pipirriana, un picadillo de tomate, pimiento, cebolla y patata (opcional). Si bien suele servirse como primer plato, junto a una guarnición de virutas de jamón, huevo dura y picatostes, también es bastante frecuente encontrarlo como complemento de otros productos como las berenjenas fritas.

Saliendo de Córdoba, concretamente en Osuna, existe una variante que se llama ardoria y que se sirve con huevo duro y atún o huevo duro y jamón. Sin embargo, en general, en los pueblos de la provincia de Sevilla (Carmona, Écija, Osuna y Utrera) es más habitual el consumo de gazpacho. De receta muy similar al salmorejo, este plato es más ligero que el anterior e incorpora para su elaboración verduras como el pepino, la cebolla o el  pimiento. Aunque también se consume como aperitivo, o simplemente como bebida de acompañamiento, es muy usual tomarlo como postre.

Si algo tiene el gazpacho es que está tan arraigado que existen tantas formas de hacerlo como personas que lo preparen. En Écija, por ejemplo, se le llama gazpacho ecijano.


Por supuesto, como dice el refrán, "con mal vinagre y peor aceite, buen gazpacho no puede hacerse". Por eso, en nuestra ruta -con una oferta excelente de Aceites de Oliva Virgen Extra- estas recetas ofrecen sabores únicos.
Por su parte, si hay un producto estrella de la temporada en Acalá la Real son las cerezas, siendo uno de los mayores productores a nivel nacional. Así esta deliciosa fruta es el postre perfecto del verano aunque cada vez es más frecuente su uso en recetas más innovadoras como el gazpacho de cerezas.


Por último, y aunque propio de la primavera, es de destacar un plato típico muy apreciado en Andalucía, como es el guiso de caracoles, que protagoniza la carta de los bares el mes de junio y que en pueblos como Utrera gozan de una gran popularidad. 

viernes, 24 de junio de 2016

Receta Gazpacho


Ingredientes:
  • 1 Kg. tomates maduros
  • 200 g. de pan
  • 1 Pimiento verde
  • 1 Pepino verde
  • Agua
  • Sal
  • Vinagre
  • 3 cucharadas soperas de Aceite de oliva Virgen Extra
  • Ajo
Elaboración:

El gazpacho es, sin dudarlo, la receta estrella de la gastronomía veraniega andaluza. Sus nutrientes, su frescura, su riquísimo sabor y su coste lo convierten en el plato más popular en estos días de calor, tanto para tomarlo de aperitivo, como de primer plato -acompañado de una guarnición de pepino, pan y/o huevo duro-, o incluso de postre.

Su receta además es muy sencilla, aunque es cierto que existen múltiples variantes en cuanto a si se añade o no ingredientes como la cebolla o la zanahoria, por ejemplo. En cualquier caso, para la receta base se requiere lo siguiente:

Primero se cortan los tomates, el pimiento y el pepino en trozos. Se bate todo con la batidora y se le añade el aceite, el vinagre y la sal. A continuación, se le agrega el pan, preferiblemente la miga y sin corteza y empapado ligeramente en agua. Es habitual, de hecho, usar el del día anterior. Si se quiere se le añade también un diente de ajo. Para no notar la piel de los tomates es conveniente pasarlo por un colador chino o un pasapurés.

Es fundamental, asimismo, dejarlo enfríar en el frigorífico. Se le puede incluso añadir cubitos de hielo.

¡Ya sólo queda servir y disfrutar!