lunes, 16 de febrero de 2015

Días llenos de sabor

La Cuaresma y la Semana Santa de Caminos de Pasión hay que vivirla con todos los sentidos. A la vistosidad de sus desfiles procesionales, los sonidos de los tambores que los acompañan y la intensidad con la que los vecinos viven estos días de preparativos hay que sumar el aroma y el sabor de una cocina local que con el inicio de la Cuaresma se llena de recetas que llevan siglos elaborándose y que constituyen una arraigada tradición de esta fiesta.



Detrás de este peculiar recetario de Cuaresma y Semana Santa hay multitud de influencias religiosas y también otras que tienen que ver con costumbres populares y con los productos locales que da la tierra.  Algunos de los platos y dulces típicos de estas fiestas son comunes al resto de Andalucía pero en cada uno de los municipios que conforman la ruta guardan celosamente algunas recetas únicas.  

En todos los hogares,  la mesa se llena estos días de platos a base de bacalao (ajoarriero, en guisos, con tomate, con almendra y gambas, en potajes de vigilia...), naranja (tanto dulce como salado) o productos de la huerta para revueltos y guisos. En el apartado de repostería, los dulces más típicos como torrijas, pestiños, roscos fritos,  leche frita, las magdalenas o los gañotes.


Torrijas


Pero no sólo en las casas se disfruta de esta cocina sino que las cartas de los bares y restaurantes y las vitrinas de confiterías y cafeterías se llenan de estas propuestas. Este año, además, los establecimientos que ofrecen platos y dulces típicos  cuentan  en la puerta con el distintivo  ‘Cocina o Repostería de Cuaresma y Semana Santa’.

En Alcalá la Real, donde pueden degustarse estos días las populares y sabrosas chullas, elaboradas con boquerones, lucen este distintivo locales como Casa Pepe, con su potaje de Semana Santa, el Restaurante Asador Puerta de Alcalá, que sirve el Bacalao de Semana Santa o El Parque, donde pueden probarse las albóndigas de bacalao. De postre, nada como disfrutar de unos borrachuelos (como se conoce a los pestiños en el pueblo)  regados con arresoli, un delicioso licor de café. 

La parada gastronómica en algunos de los bares de Baena debe ser para probar platos tan típicos como el potaje de judías con espinacas y bacalao, el mojete de papas o espárragos o el  bacalao al estilo baenense. En el apartado de repostería, son típicos los pestiños que, como los panetillos de cortijo, a base de almendra, claras de huevo y canela, tienen su origen en su época morisca. 

Pestiños
Si hay un sabor popular en Cabra durante la Cuaresma es el de los  gajorros, a base de huevos, aceite, ralladura de limón, canela y azúcar y con aspecto en espiral. También son típicas las galletas fritas. Eso, en el postre. En la carta, los restaurantes sirven propuestas como el potaje y el bacalao de Cuaresma o las patatas en escudella.

Para degustar platos como la alboronía o las espinacas con garbanzos en Carmona habrá que visitar locales como Restaurante Los DoliaRestaurante Emilio, o Restaurante El Ruedo, entre otros. En el apartado de dulces, son parada obligada el Obrador del Convento Santa Clara o la Confitería Nevada.

Restaurante Los Dolia (Carmona)

Como en otros municipios de la ruta, el remojón de naranja es un plato imprescindible en las cartas de los restaurantes de Lucena durante la Cuaresma y la Semana Santa. Las confiterías, por su parte, elaboran estos días los conocidos pestiños de pellizco, las empanadillas de cabello de ángel y sopaipas, con la harina y el aceite de oliva como principales ingredientes.

Desde hace siglos se elaboran en Osuna las repapalillas, una versión de las clásicas tortillitas de bacalao y que son el plato estrella de la Cuaresma. Las crestillas, similares a los pestiños pero con otros ingredientes, son el dulce más típico de estas fechas. 

Repapalillas de Osuna
En Priego de Córdoba son las albóndigas de bacalao y el potaje de Semana Santa los platos más típicos de Cuaresma. Además, en la mañana del Viernes Santo, la subida de Nuestro Padre Jesus Nazareno al Calvario se acompaña de palillos de santo (un dulce)  y hornazos (con base de huevo y sal y con forma de gallina). Un buen lugar para disfrutar de los platos de Cuaresma en Priego es Croquetería El Postigo y en Turropriego tienen los dulces típicos de Cuaresma.  

Restaurante El Postigo de Priego de Córdoba
Por último, en Puente Genil hay que probar el bacalao con patatas o las albóndigas de pescado. Restaurantes como Casa Pedro y Hotel El Carmen sirven una carta de Cuaresma.  La vertiente más dulce y peculiar de la fiesta la ponen  los denominados ochíos, unos roscos alargados con un intenso sabor a anís. Las confiterías Miragenil y Nieto son visita obligada.

Restaurante Casa Pedro de Puente Genil







No hay comentarios:

Publicar un comentario