lunes, 16 de junio de 2014

Un regalo para el paladar


Orgullosos de su gastronomía, los pueblos de Caminos de Pasión han conservado recetas que han pasado de padres a hijos y cuyo secreto no es otro que las materias primas con la que se elaboran y que proceden directamente del campo y la huerta de esta rica tierra. La tradición gastronómica de Alcalá la Real, Baena, Cabra, Carmona, Lucena, Osuna, Priego de Córdoba y Puente Genil está llena también de productos que se elaboran hoy como hace siglos y que mantienen vivos unos procesos artesanales que son garantía de máxima calidad en aceites, vinos, quesos, dulces y otros sabores típicos de la zona. Un auténtico viaje por los sentidos es lo que proponemos en este recorrido por algunos de los imprescindibles para los amantes de la gastronomía que nos visiten. ¿Lo mejor de todo? Que además de disfrutarlo sobre el terreno, también puedes llevarte a casa el sabor de nuestros pueblos.




Las distintas civilizaciones que han escrito la historia de Alcalá la Real han dejado su huella en el recetario de este municipio jienennse, que conserva una rica gastronomía en la que el aceite y el vino comparten protagonismo con los quesos artesanales y sus derivados. El sueño de una familia está detras del sabor de los caldos de Bodegas Marcelino Serrano, que inició su andadura hace un cuarto de siglo y que además de investigar para la recuperación de algunas variedades de vid que se cultivaban en la zona durante la Edad Media, comercializa vinos con pinot noir, cabernet-sauvignon, torrontes y syrah. Desde 1994, por su parte, se elaboran en la aldea alcalaína de Ermita Nueva los quesos artesanos Sierra Sur,  que han sido reconocidos con diferentes premios a lo largo de este tiempo. De cabra, oveja, curados... todos pueden degustarse en sus instalaciones, que están abiertas al público.

Quesos Sierra Sur
El aceite de oliva virgen extra, avalado por la Denominación de Origen Baena, es uno de los grandes tesoros de este municipio cordobés. Tanto el Cortijo de Suerte Alta, como la Almazara Núñez de Prado y la Olivarera Nuestra Señora de Guadalupe son un buen ejemplo de la rica tradición aceitera de Baena, donde son famosos también los vinos pertenecientes a la D.O.Montilla-Moriles como los que se elaboran en las Bodegas Jesús Nazareno.
Aceite de oliva virgen extra de Baena
De sobra conocida es la calidad de los productos de la huerta de Cabra, un municipio cuya repostería artesanal está íntimamente ligada a sus tradiciones. El mejor ejemplo son sus garrojos, que pueden comprarse en establecimientos como Panadería La Barriada y que son el recuerdo o el regalo perfecto tras una visita a la localidad. 
Garrojos de Cabra
Continuando con los dulces, los que visiten Carmona no pueden marcharse sin probar (y comprar) algunos de los dulces de conventos que elaboran las religiosas del convento de Santa Clara y que está abierto al público todos los días. Parada obligada también para los más golosos es alguna confitería para probar la tradicional torta inglesa de Carmona. Por último, la fábrica de anís Los Hermanos, con más de 130 años de historia, es otro de los imprescindibles de esta ruta gastronómica por Caminos de Pasión.

Anís Los Hermanos
Los vinos de Lucena, enmarcados también bajo la Denominación de Origen Montilla-Moriles, son uno de los grandes tesoros gastronómicos de la localidad. Ver de cerca cómo se elaboran, participar en una cata o llevarse a casa sus favoritos es lo que proponen a los visitantes las bodegas Moriles 47, Mora Chachón, Torres Burgos y Molina de Mora.
Vinos de Bodegas Moriles 47
En Osuna, el aceite y la repostería son los protagonistas de cualquier jornada de compras dedicada a la gastronomía. Muy conocido es el aceite 1881, que se elabora en la Almazara S.A.T. Santa Teresa, y también las deliciosas aldeanas, que en la Confitería Santa Domingo, abierta desde mediados del siglo XVIII, son todo un clásico. Imprescindible también es visitar el Monasterio de la Encarnación y el Convento de San Pedro para comprar los dulces que elaboran artesanalmente las religiosas.

Aceite 1881
La Denominación de Origen Priego de Córdoba es una de las más prestigiosas, por lo que el aceite es uno de los ingredientes estrella de la gastronomía local. Las almazaras Manuel Montes Marín, Mueloliva, Gomeoliva  y De la Subbética son visita obligada, como también lo es la sede de Aceites Vizcántar que, además de aceites ecológicos, vende una interesante selección de cosméticos elaborados con aceite de oliva. Los amantes de los dulces, seguro que agradecerán la visita a La Flor de Mayo, donde la especialidad es el famoso turrolate.

Productos Vizcántar
Nuestro recorrido termina en Puente Genil, un municipio que ha hecho del membrillo una de sus señas de identidad. Empresas como El Quijote, La Góndola o San Lorenzo han llevado el nombre de la localidad por todo el mundo con este producto, que exporta desde el siglo XIX y que se suma a sus vinos y aceites (Bodegas DelgadoCortijo El Canal. Oleoeventia y Aceite de las Valdesas son un ejemplo) para ofrecer una gastronomía única y variada.

Membrillo de Puente Genil


Estos son sólo algunos de los productos que se elaboran en nuestros pueblos. El resto de imprescindibles, en esta ruta de compras por la gastronomía de Caminos de Pasión.




1 comentario: