jueves, 12 de diciembre de 2013

El sabor de nuestra Navidad

Íntimamente ligada a nuestras fiestas y tradiciones, la gastronomía de Caminos de Pasión es tan rica y variada como lo es la historia de nuestros pueblos. Los productos de la tierra (aceite de oliva, vinos y la huerta) son el elemento que articula un recetario común que, sin embargo, tiene sus particularidades en cada municipio. Durante la Navidad, son los dulces los que llevan a su máxima expresión una costumbre que ha perdurado a lo largo de los años: la de dotar de un sabor diferente cada festividad.  Te invitamos a que compartas con nosotros un sabroso recorrido por las recetas navideñas de Caminos de Pasión.

Por su naturaleza, los dulces conventuales son uno de los grandes tesoros gastronómicos con los que cuentan nuestros pueblos. Durante todo el año, religiosas de diferentes órdenes elaboran en los conventos y de manera artesanal recetas con siglos de historia que acompañan cada comida y cada cena en estas fiestas. Bien merece la pena una visita al Convento de Santa Clara, en Carmona, o al de la Encarnación, en Osuna, donde las hermanas venden sus dulces artesanales.

Muy influenciados por la respostería andalusí medieval, es frecuente el uso de almendras, miel o anís en los dulces de Caminos de Pasión, donde tienen también un protagonismo especial los clásicos mantecados

Mantecados

En Priego de Córdoba, donde hay incluso un Museo de la Almendra, encontramos un ejemplo en la Pastelería Artesanal El Palenque Hijas y Nietas de Paulina Martos, donde la tradición pastelera convive con las nuevas creaciones. 

Pero es la personalidad de cada pueblo lo que enriquece la gastronomía de la ruta, ya que cada uno de ellos tiene sus propias recetas tradicionales, que van heredándose de padres a hijos. En Alcalá la Real, no hay Navidad sin tortas de manteca o roscos de San Antón,

Roscos de San Antón

que hay que acompañar con un poco de arresolí (licor de café). En Panadería Dulcería J.R son especialistas en elaborarlos de manera totalmente artesanal.

En Baena, donde el aceite de oliva protagoniza cada receta, también dedican un mimo especial a los dulces. Las gachas con cuscurrones o los panetillos de cortijo son típicos de la ciudad y continúan elaborándose de manera artesanal en establecimientos como Confitería Ángel Monroy Ocaña o Confitería Serapio Salas.

De Cabra no hay que marcharse sin probar las conocidas bizcotelas de las monjas Agustinas o visitar algunos de los establecimientos que trabajan sin descanso estas fiestas para elaborar dulces tradicionales de estas fiestas. Uno de ellos es PanaderíaLa Barriadamuy conocida por sus garrojos, un dulce típico de la Semana Santa egabrense.

Hasta Carmona nos lleva la búsqueda de un dulce que se disfruta todo el año y, cómo no, también en Navidad: la torta inglesa.

Torta inglesa

El legado árabe marca la repostería propia de la ciudad, donde existe también una larga tradición conventual. El Obrador de Nuestra Señora de Graciael Obrador Lora JiménezConfitería Las Delicias o Confitería Nevada  son parada obligada para los más golosos.

Hay pocos dulces más típicos estas fiestas que el turrón y en Lucena hay una empresa, Primitivo Picó, que desde 1943 se dedica a su elaboración. Tradición e innovación se dan la mano en Confitería Cañadas, fundada en 1913 por Antonio Cañadas y que desde hace unos años ofrece también repostería sefardí. Por último, qué mejor manera de disfrutar del tradicional roscón de reyes que visitando la confitería El Dulceroque desde hace años elabora uno gigante que hace las delicias de grandes y pequeños. 

En Osuna se preparan también para celebrar a principios de enero las fiestas en honor a su patrón, San Arcadio, una fecha que tiene su propio dulce: las tradicionales gachas. Junto a los dulces de conventos, la ciudad disfruta estos días de Navidad también de un dulce propio, la aldeana
 
Aldeanas

que en Confitería Santo Domingo se elabora desde 1750. En Confitería San Francisco también hay pasteles tradicionales de estas fiestas y en Productos Cáceres llevan años dedicados a elaborarlos.

El turrolate no falta estos días en Priego de Córdoba y en La Flor de Mayo lo elaboran de manera artesanal. Otras propuestas para irse con un dulce sabor de boca son las de Hermanos Díaz o La Aguilareña.
  Si hay un producto característico de Puente Genil es su dulce de membrillo, 

Membrillo


un producto que se exporta desde el siglo XIX y al que se dedican numerosas empresas en la ciudad. El Quijote, La Góndola o San Lorenzo son un buen ejemplo. Otros dulces típicos de estas fiestas pueden degustarse en ConfiteríaMiragenil.

Los dulces marcan los menús navideños en los pueblos de Caminos de Pasión, que también reservan un hueco a sus caldos, siempre listos para disfrutar de la buena mesa, y productos tan típicos como el anís o el moscatel. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario