lunes, 8 de julio de 2013

Salmorejo


Si buscas el plato estrella del verano de la cocina andaluza, el salmorejo cumple todos los requisitos para ser uno de los candidatos más fuertes. En Caminos de Pasión hablamos con conocimiento de causa. Es fácil de preparar, aporta lo mejor de las hortalizas de huerta (nutritivo) y cuanto más frío se sirve, mejor resultado tiene en el paladar. Con estos ingredientes, resulta difícil no caer en la tentación del salmorejo, que tiene en la guarnición otro de sus puntales.

El mejor momento para tomar el Salmorejo es la época de verano, pues se sirve frío y refresca del calor. La receta del Salmorejo permite la adición de condimentos que eliminen el efecto de sopa. Podemos añadir picatoste, huevo picado, jamón, etc. En algunas zonas de Andalucía se le añade incluso Bacalao Ahumado.

Los extranjeros valoran enormemente este plato pues no suelen estar acostumbrados a sopas frías. En el norte de Europa las sopas se sirven calientes. Es una de las razones por las que al salmorejo y al gazpacho se les llama Sopa Fría.
Su delicioso sabor es, sin duda, uno de los motivos que han hecho de esta crema fría una de las recetas favoritas cuando el calor aprieta más. Pero también, su alto valor nutritivo:
  • Se trata de una receta con un aporte calórico bajo: 70 kcal/100 ml aproximadamente, con lo que una ración normal de 250 ml contiene 175 kcal.
  • Es rico en fibra vegetal (lo cual favorece la digestión), y también en vitamina C y licopeno gracias a la presencia del tomate.
  • También es buena fuente de vitamina E debido al aceite de oliva.
  • Por su parte, el ajo le confiere un carácter vasodilatador muy beneficioso para la circulación, mientras que la presencia del jamón aporta hierro, proteínas y vitamina B12.
  • Asimismo, al tratarse de una receta cuyos ingredientes se consumen en crudo se mantienen intactas las propiedades nutritivas al no necesitar calor para su procesado.
En resumen, el salmorejo cordobés se configura como un plato económico, sencillo y cómodo, tanto a la hora de preparar como de conservar, que ayuda a reponer líquidos, resultando muy apropiado para esta época del año en la que comienzan a incrementarse las temperaturas.

Te dejamos la receta.
  • 1 kg de tomates (preferiblemente maduritos),
  • 200 gramos de pan (utilizamos pan duro que sobre del día anterior),
  • 0,25 litros de aceite de oliva,
  • un poco de sal y vinagre,
  • un diente de ajo (opcional).

Preparación: Se pone el pan troceado en la batidora y se añaden el aceite de oliva para que el pan quede bien empapado. Se incorporan los tomates pelados, el diente de ajo y la sal. Una vez que tenemos todos los ingredientes tendremos que ajustar para obtener el salmorejo más o menos líquido. Esto se consigue añadiendo más pan o más aceite.
Para la guarnición tradicional del salmorejo, necesitamos jamón serrano picado en daditos y huevo duro. También se le suele añadir pimiento verde y cebolla. Las patatas fritas son el acompañamiento del salmorejo más usado.
Este verano, pide salmorejo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario