martes, 26 de junio de 2018

Recetas para refrescar el paladar


En los pueblos de nuestra ruta los calurosos días de verano se combaten desde el interior, gracias a una tradición culinaria que sabe sacarle el mejor partido a los productos de la temporada. Así, estos meses en Caminos de Pasión se saborean multitud de recetas donde las frutas, las hortalizas y las verduras, ricas en vitaminas y en nutrientes, protagonizan los platos.
En esta ocasión, hacemos un recorrido para contaros algunas de las más sabrosas para las que las podáis poner en práctica en vuestras casas.
De Alcalá la Real (Jaén), por ejemplo, os proponemos la lasaña de calabacín, pavo y queso, fácil de preparar, ya que se hace en el microondas, muy sana y que suele gustar a toda la familia. Aquí, la pasta se sustituye por láminas de calabacines y se usa como ingrediente principal uno de los fantásticos quesos artesanales de Lácteos La Ñora que se elaboran en este municipio y que cuentan con el distintivito Degusta Jaén Calidad. ¡El resultado es increíble!

De Baena (Córdoba) nos quedamos con otro plato típico que se come durante todo el año pero que en estos meses se transforma, sustituyendo las legumbres por las verduras. Hablamos del riquísimo Cocido de Verano, que incluye un manojo de acelgas, dos calabacines, una berenjena, un puerro o cebolleta, seis tomates muy maduros y tres patatas. Y, por supuesto, el impresionante Aceite de Oliva Virgen Extra con Denominación de Origen de la zona.
En Cabra (Córdoba), las opciones para refrescarse el paladar en verano son infinitas. Hay que tener en cuenta que este pueblo cuenta con una historia vinculada fuertemente a la huerta que sigue manteniendo viva y, de hecho, existen empresas como Subbética ecológica donde poder degustar alimentos sanos obtenidos con todo el cuidado y el mimo. ¡Os dejamos que seáis vosotros los que probéis las combinaciones, seguro que están todas para chuparse los dedos!
Por su parte, si hay un plato estrella en Carmona elaborado a base de verduras ése es la alboronía. Para llevarlo a cabo sólo necesitarás berenjenas, calabaza, calabacines, tomates, cebolla, ajo, pimentón dulce, vinagre, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta. El resultado tienes que probarlo.
También una verdura, en este caso, las espinacas, es la protagonista de las famosas Espinacas Labradas de Écija, que se pueden comer durante todo el año. Como en el caso anterior, los ingredientes son básicos: espinacas, aceite, pan refrito, ajo, comino, vinagre y sal ¿las probamos?
Propio de toda la zona de Córdoba y, por supuesto de Lucena, es el salmorejo, un refrescante plato que no puede faltar en las cartas de los bares y restaurantes ni en las casas de los lucentinos. Esta deliciosa crema se elabora mediante un majado a base de tomates, miga de pan, ajo, vinagre, sal y aceite de oliva virgen extra.

Una variante es la Ardoria de Osuna, que en este municipio sevillano se ha bautizado con ese nombre, en honor quizás a esos ardores que algunos salmorejos producen en los comensales, como consecuencia de la presencia del ajo y pimiento. Tan típico de esta tierra, la ardoria es una propuesta fija en la carta de los restaurantes ursaonenses, sobre todo en verano, incorporando como ingrediente peculiar a la guarnición el pimiento rojo, sustituto del pimiento verde más común en el salmorejo.
Absolutamente apropiado para estas fechas resulta el espectacular Picaíllo de Priego de Córdoba, compuesto de los productos de la huerta y el rico Aceite de Oliva Virgen Extra de la zona. Para su receta se utilizan tomates rojos de ensalada, cebolla, pimiento verde, pepino, ajo, sal, vinagre y aceite. Os adelantamos que querréis mojar pan...
Para darle un toque más chic a la mesa, compartimos este sabroso aperitivo que nos recomiendan en el Recetario de Membrillo San Lorenzo de Puente Genil. Hablamos de las brochetas de Cherry con queso fresco y crema de membrillo, una forma sencilla y original de combinar el famoso dulce pontanés.
Desde Utrera, proponemos la Ensalada de garbanzos, pimientos, bonito y aceitunas, una variedad de ensalada que nos viene genial para coger fuerzas y que incorpora uno de los alimentos más ricos del municipio sevillano: las aceitunas. Por cierto que un platito de estas olivas como complemento a una fría cerveza, un tinto de verano o un refresco, ya te alegra la tarde.

jueves, 12 de abril de 2018

LA TAPA, LA REINA DE LA MESA


Porque en un pequeño plato condensan todo un legado gastronómico. Porque son rápidas de servir y tomar. Porque cuestan poco. Porque permiten probar más y más… Sea por lo que fuere el caso es que la tapa es la reina de la mesa de los bares de nuestros pueblos. Así que olvídate del formalismo y da la bienvenida a la improvisación porque esta primavera en Caminos de Pasión te llevamos de tapas.
Lo primero que hay que tener en cuenta es que, más allá del tipo de bar que visitemos y de la oferta más o menos elaborada, irse de tapas es toda una filosofía que encaja a la perfección con el carácter andaluz porque es algo que se practica generalmente en una terraza al aire libre y en un ambiente distendido y amigable. Es decir, las tapas están pensadas para compartirlas con los demás y para que elijas sobre la marcha lo que te apetezca en ese mismo momento, sin imposiciones y sin nada pre-establecido.

En cuanto a los sabores, tendrás todas las opciones que se te pasen por la mente. Te pares donde te pares las cartas de nuestros bares cuentan con una completísima oferta que incluyen las recetas y los platos más típicos de cada zona, tanto de carne, como de pescado, aliños o verduras.
Además, a las propuestas más tradicionales que reproducen los guisos caseros de toda la vida se suman las más innovadoras, que en muchos casos beben de las recetas clásicas pero que las revisan incorporándoles nuevas técnicas o toques. Y, luego, en cada establecimiento tienen sus recomendaciones y tapas estrellas.

Así, no te pierdas el pollo a la secretaria, los quesos y los embutidos de Alcalá la Real que puedes probar en el bar Zacatín o en Casa Pepe, donde también tienen los jarretes a la alcalaína. En Baena es imprescindible probar dos de los platos estrellas de la provincia cordobesa: el salmorejo y el flamenquín. Algunas opciones para hacerlo es en Casa del Monte y en la Cruz del segador.

Entre nuestros favoritos de Cabra están el revuelto de habitas, el rabo de Toro y los boquerones en vinagre de establecimientos como La casilla y la Beltrana. Y entre los de Carmona las berenjenas gratinadas de El tabanco, cualquier tapa con los productos frescos del Mercado de Abastos y los montaditos de Mingalario.

De Écija nos quedamos con la sopa de gato y las espinacas labradas de bares como Hispania y  Casa Machin. De Lucena con las papas en ajopollo y los bollos rellenos del Restaurante Araceli y la Dehesa de Aras. Y de Osuna con un clásico: la ardoria, que puedes pedir en Doña Guadalupe y la Taberna Jicales, y con las novedosas tapas de juego de tronos que sirven en Casa Curro.

En Priego de Córdoba nos encanta el relleno de carnaval, revuelto de collejas y cualquier tapa elaborada con su riquísimo Aceite de Oliva Virgen Extra, que encontrarás en el Zahorí, el Califato y la Muralla. En Puente Genil la ensalada de San Marcos (25 de abril), el pollo con almendras y el cordero en salsa de membrillo de Casa Pedro, de tapas más tradicionales, y Voulé, más innovadoras.

Por último en Utrera  no te quedes sin comer sus adictivas aceitunas gordales  y los derivados de la gallina utrerana (raza autóctona) de Besana tapas o los garbanzos con choco (de El arco).
En cualquier caso, para descubrir tus favoritas lo recomendable es que mires qué se pide a tu alrededor, te dejes orientar por el camarero, pruebes y cuando descubras aquello que te encanta repitas.
 ¡Tú decides por dónde empezar!

Receta Flamenquín cordobés

Ingredientes:
  •          200 gr cinta de lomo
  •          100 gr jamón
  •          100 gr tocino ibérico
  •          1 huevo
  •         Pan rallado
  •         Harina

Preparación:
Se aplastan lo más finamente posible los filetes, se extienden y rellenan con tiras de jamón y tocino ibérico. Se enrollan y primero se pasan por harina, a continuación, por huevo y por último pasarlos por el pan rallado. Para terminar, se fríen en abundante aceite de oliva. Los flamenquines se pueden servir acompañados de patatas fritas, ensalada o mahonesa.